Una idea, dos presupuestos: estantes de pared


Cuando he desgranado las novedades de Ikea me he encontrado con una idea que me ha resultado muy familiar, a ver qué opináis. Los estantes para cuadros Billsasen, en unos suaves tonos pastel, me han traído a la memoria a los estantes Corniche, de los hermanos Bouroullec para Vitra. Parece que la fuente de inspiración ha sido bastante intensa, o al menos a mí me ha parecido que el referente de diseño ha estado bastante claro. Los estantes suecos vienen con unas pequeñas hendiduras para poder introducir láminas y asegurarnos que no caen, mientras que los de los franceses se editan en laca brillo en colores mucho más fuertes, como el rojo, el naranja o el negro.
Las diferencias en cuanto a acabados y estética son notables, pero también están en los precios: el juego de tres Billsasen en Ikea puede ser tuyo por 17,99 €. El estante Corniche de Vitra parte de los 54 € del estante pequeño hasta los 80 del grande.

La cocina con isla definitiva


Si, en cualquier casa, la cocina acaba convirtiéndose en el centro de operaciones, imagínate que, además, la cocina está presidida por una isla central. Imagínate que esta cocina con isla central tiene un amplio espacio de almacenaje, una superficie cuadrada de trabajo, gigante, y cuatro taburetes para usarla desde los desayunos hasta las cenas. Perfecta, ¿verdad?


Es la cocina de Laura Butler-Maddenhttp://www.laurabutlermadden.com/home-kitchen-tour/, interiorista y blogger. No podemos negar que el espacio rebosa encanto sin dejar de ser muy práctico. Evidentemente, una cocina con una isla de estas dimensiones necesita metros cuadrados para poder lucirse con todo esplendor, para permitir la circulación alrededor de la isla y para que resulte cómoda a todos los que la usan. Lo han conseguido eliminando tabiques y creando un espacio abierto que comprende cocina, comedor y salón, todo en una misma gama de color y usando materiales distintos aunque perfectamente complementarios entre sí. Fijaos en la mesa, con doce sillas, perfecta para familias numerosas y para familias muy sociables a las que les encanta tener invitados.



Me quedo con unos cuantos detalles que aportan: por un lado, arte en la cocina, con un gran cuadro abstracto que centra la atención de uno de los laterales. Por otro lado, una cocina clásica, creo que es una AGA, ¿a quién no le encantan? En tercer lugar (en la imagen superior) un antepecho de cocina que no sube más de cuarenta centímetros, lo necesario para evitar salpicaduras y proteger la pared. El resto, con pintura lisa, lo que permite cambiar el color cada cierto tiempo para reinventar el espacio. Todos sabemos que de vez en cuando hay que hacerlo, por el propio gusto de renovar.





Un poco extraño resulta, eso sí, que no exista (al menos no a la vista) ningún sistema de extracción de humos en la cocina. No sé, probablemente cuando tienen que asar sardinas lo hacen en la terraza ;-)


Más cosas interesantes: el mármol. Una auténtica preciosidad cuya veta se reproduce de nuevo en el cuadro de la pared. En la isla, el mármol es mucho más ancho, está recrecido y da una sensación de solidez preciosa.



Aunque todavía no haya llegado el periodo de exámenes, le doy un 10 a Laura. Para vosotros, ¿qué tiene que tener una cocina de diez?



Sea, el mar caleidoscópico



Hay algunos códigos de color que nos remiten a un referente claramente; así, si tenemos que hablar del ambiente de mar, los icónicos azul marino y blanco nos van a remitir sin duda a la vida marinera, al verano en su más amplio sentido. Pero, según las latitudes y las culturas, el binomio más clásico se complementa con coral, azul turquesa, aguamarina,... y así hasta llegar a una explosión de color, en el que tiene cabida incluso el blanco y negro. Lo importante, hablando de verano y de mar, es que la paleta elegida, y los materiales, rezumen frescura, con algo de tradición, por aquello de la nostalgia de los veranos pasados. Alegría, color y dinamismo es lo que Jessica Bataille, a través de su nueva tienda Sea, ha conseguido condensar en un espacio en el que están todos los veranos. Veranos que huyen de las complicaciones, de lo impostado y de lo artificial, que combinen barro, esparto y cerámica con color, mucho color. 




Sea es una de esas tiendas bonitas de decoración que seguro siempre tiene algo nuevo que ofrecer; está en el puerto de Jávea, la tengo muy cerquita y es una cita imperdible si estáis por Alicante y sois unos incondicionales y fieles devotos de la decoración. En ella me encantó encontrar piezas de Tomy K, (cojines, textil para cocina, fragancias para la casa,...) y pósters de Workhouse Collective, un estudio multidisciplinar de imagen y branding que también está localizado en esta zona. 









¿Os apuntáis a sentir el mar de cerca?

SEA!!!!!








HAY para IKEA: la colección Ypperlig dará mucho que hablar


Ypperlig es el nombre de la colección que la firma Hay ha creado para Ikea. Un total de treinta piezas con la factura impecable de los daneses y que podremos encontrar en casa de los suecos. Componen el surtido de la colección sillas, estanterías, una mesa de comedor, iluminación de mesa y de pie, mesas auxiliares tanto metálicas como de madera, accesorios de escritorio, complementos de decoración, textiles y un par de sofás (confieso que el de la primera imagen me ha robado el corazón y ya estoy imaginándole un posible hueco, lo que va a estar complicado).






Solo la estética de colores joya de los fondos (del rubí al zafiro), tan en línea con los estilismos que estamos viendo últimamente -parece que los tonos pasteles y los fondos claros van dejando paso a otros más intensos, más fuertes, tanto en el producto como en cómo lo muestran-, y ya nos hace pensar en la reentrée.




El bonus track de la colección viene de la mano de Frakta, la mítica bolsa de Ikea en azul y amarillo que ahora está casi irreconocible con el lavado de cara que Hay le ha hecho. Práctica, económica y ahora bonita, promete ser un éxito total. Atención porque Ikea quiere seguir trabajando en esta línea de las reediciones especiales de la bolsa Frakta, así que puede ser el momento de volverse coleccionista. Un poco como ya lo hiciera la extinta Vinçon, pero en plástico. Y el año que viene colaboración con Colette (esto es un no parar!).


Y hasta aquí, un  buen motivo para desear que llegue el año escolar, porque parece ser que la colección Ypperlig de Hay para Ikea estará disponible en tiendas a partir de octubre.


Imágenes: 1 a 7. 89

ROOM TOUR: últimos cambios en el dormitorio

Sin parar voy haciendo cambios en la casa, de mover cosas, de incorporar muebles y otras piezas y, aunque quiero, lo cierto es que no soy tan rápida convirtiéndolos en un post. Me falta un poquito de agilidad para preparar la sesión, hacer las fotos y acabar mostrándolas aquí. Por eso me he dado cuenta de que creo que no os he enseñado mi dormitorio tal como está ahora. Sí que lo hice al principio de mudarnos a esta casa; tras la reforma no teníamos más presupuesto para piezas como el cabecero, e improvisé uno cuya principal finalidad era proteger la pared de las rayaduras del somier (que estuvo colocado varios años, de hecho) y que me costó poquísimo de hacer (sigue siendo uno de los posts más vistos del blog, podéis releerlo haciendo clic aquí).





Pues bien, después de un viaje a Marruecos, conseguí mi querida colcha handira, que es ahora el cabecero de la cama, sustituyendo a las placas de poliestireno de las que os hablaba hace un momento. En realidad, se queda un pelín estrechita, porque la cama es de 180 cms., pero me sigue encantando; tiene un punto entre chic y tradicional muy atractivo para mí (en este post, clic aquí, tienes más ideas con estas colchas tradicionales marroquíes, tejidas como regalo para la novia antes de la boda).



La handira es de color piedra, y tiene lentejuelas plateadas. Esa combinación de colores y texturas permite combinarla con un buen montón de colores neutros, pero también añadir color. Para mí, los neutros deben estar en las superficies grandes, como las cortinas, que son de un color gris acerado, o la cama, que siempre tengo vestida de blanco. En relación a la cama, os enseño la última incorporación al dormitorio: un protector de colchón, de rizo, muy fresco (y que se adapta perfectamente a colchones gruesos como el mío, lo que es todo un hallazgo), y unas sábanas bordadas, 100% algodón peinado de 180 hilos, un auténtico lujo a la hora de dormir. Ambos son de Burrito Blanco, una marca de larga trayectoria, lo que siempre da mucha confianza. Me encanta la franja bordada de las sábanas y la frescura del algodón, ese punto almidonado que tiene la hilatura con semejante trama. Soy incapaz de dormir con fibras artificiales, y mucho menos en verano, cuando lo más agradable que puedo imaginar son unas sábanas como estas.



Frente a la cama tenemos un largo tocador de acabado roble, con dos taburetes trenzados de Zara Home y dos lamparitas de mesa, con pies de Maisons du Monde y pantallas de lámpara amarillas que compré en una tienda de segunda mano. Siempre me ha gustado jugar a la simetría, se ve todo muy ordenado, pero ahora mismo tenemos ahí una tele estropeando la composición (y que además, no ponemos en marcha nunca). Hace un tiempo hice unos cuadros para este rincón, pero terminé regalándolos (eran geométricos, puedes verlos en este post sobre cómo hacer tus propios cuadros).


Frente a la puerta de la terraza, coloqué una única caída de cortina de rayas gris y blanco en seda salvaje. Está rozando el suelo, nunca sé bien del todo la altura ideal para una cortina porque todas tienen sus pros y sus contras, pero reconozco que me gustan tocando el suelo.




Otro rincón de la habitación es el de sofá, que se aprecia levemente en la imagen. Es un sofá de los años 70 en color caramelo. Era de mi abuela, además de que me encanta, me recuerda a ella, así que no podría prescindir de él. Delante, una mesita alta de caña, con la banqueta tapizada, nos sirve como maletero para nuestras constantes idas y venidas de fin de semana.


Se trata de un dormitorio de una casa muy cerca del mar, por eso, aunque elegante, quería que resultara poco complicado y fácil de vivir, un look costero un poco renovado, esa era mi intención al abordarlo, aunque lo cierto es que se ha ido decorando poco a poco, según hallazgos :-).


Y aquí tenéis una vista completa del dormitorio, con mesitas de espejo de Habitat, y lamparitas de cerámica caladas. Eran unas lámparas de mesa, pero las transformamos en lámparas de suspensión colocándolas en el techo, a ambos lados de la cama, liberando el espacio en las mesitas, que no son demasiado grandes, ni me gusta verlas demasiado llenas ;-).




Amarillo, plata, beige, gris y caramelo podrían parecer una combinación arriesgada, pero creo que funciona y sobre todo lo hace porque el blanco de las sábanas de Burrito Blanco (podéis encontrar este modelo en su página web, clic aquí), atenúa la intensidad de la mezcla de colores y funciona como lo que es, el neutro perfecto.




Et voilà! hasta aquí el tour por mi dormitorio. Si os ha inspirado en algún proyecto que tengáis en mente, comentad!!


5 ideas de boutique que puedes adaptar en tu casa


La decoración comercial es una fuente inagotable de inspiración porque los interioristas que trabajan en este campo tienen una premisa muy clara: conseguir funcionalidad por encima de todo, hacer que el cliente se mueva libremente por la tienda y lograr el objetivo de la venta, y en todo momento hacer del espacio un lugar tan llamativo y atrayente como cómodo y agradable. Sin duda, todo un reto decorativo. 

Y ese es justamente el motivo de este post, me ha llamado mucho la atención este proyecto y a través de estas imágenes quiero contaros 5 ideas de boutique que puedes utilizar en casa. Efectivamente, en esta tienda de Los Ángeles podemos fichar un buen número de tendencias de decoración que con facilidad puedes adaptar en un vestidor, en un dormitorio, en el salón o en cualquier rincón de tu casa, o de un apartamento vacacional que quieras alquilar, o de ese nuevo rincón en el que estás pensando.



1. Papel pintado efecto mármol: es una realidad que los revestimientos naturales, las piezas de gran formato y la expresión portentosa de piedras y minerales es una tendencia en auge. Así, esta temporada vamos a ver cómo vuelven los suelos de terrazo y, como aquí, cómo hacer que un espacio luzca soberbio con solo imitar las formas caprichosas del mármol. Aquí puedes ver algunos ejemplos más.


2. Estructuras de mesa con efecto metalizado: ya sea oro mate, plata, bronce, cobre o oro rosado, las patas metálicas de cualquier silla o estructura de mesa rejuvenecerá al instante con una mano de spray de acabado metalizado. Yo lo he probado en repetidas ocasiones y siempre con un resultado excelente. Pintar con spray una base de mesa o cualquier otro elemento metálico es una forma ideal, y económica, de cambiar completamente su aspecto.



3. Colgadores a la vista: el momento "boutique" estará asegurado con tus prendas (ordenadas, eso sí), a la vista. Genial para vestidores abiertos, para un recibidor donde colocar tus abrigos, chaquetas, bolsos y fulares, preparados para salir. Aquí se hace imprescindible dominar el arte del styling, esto es, que no puedes colocar las cosas de cualquier manera: utiliza una escala de color, prendas monocromáticas o agrupa la ropa por estilos. Muy útil también si vas a salir de viaje o si preparas tus outfits de toda la semana con antelación. Para poner en práctica esta idea, utiliza un "burro" o perchero metálico, cambia alguno de sus detalles, como las ruedas o los remates, invierte un poquito en unas perchas bonitas y/o fija un cable de acero de pared a pared para conseguir el mismo resultado liberando el suelo.


4. Espejos apoyados en el suelo: ¿que te ves mejor en la tienda que una vez en casa? Probablemente eso es porque cuando fuiste a comprar no te diste cuenta de un recurso muy básico y muy resultón para que el cliente esté lo más satisfecho posible con la imagen que le devuelve el espejo. Los espejos que están ligeramente separados de la pared por la parte inferior nos devuelven un reflejo más estilizado de nosotros mismos. Perfecto no solo para tiendas, sino también para la vida diaria, porque no hay nada como tener la autoestima bien alta, ¿no os parece?



y 5. Pocos complementos decorativos, y bien escogidos: dos pedestales gemelos para sostener dos jarrones (a ser posible, con flores :-)), una estantería con piezas perfectamente alineadas, siguiendo una composición armónica en la que es fácil que la vista se deleite, y no que se aturda, como nos pasa muchas veces en casa, son demostraciones, puras y duras, de que menos es más. Por mucho que nos empeñemos en acumular (o que, sin querer, lo hagamos), no vamos a conseguir interiores más agradables a la vista, sino seguramente más y más estrés visual. Destaca solo unos pocos elementos: ya sean libros, objetos de decoración o complementos de vestir; los verás y los usarás más. 





¿Qué te han parecido estas ideas? ¿Eres de decorar con pocos recursos, pero bien seleccionados? Y, yendo un poco más allá,...¿crees que tu casa te atraería si fueras un cliente?

Imágenes: My Domaine

© Ministry of Deco | Diseño por Photonica